Bruselas, tentación para los amantes del chocolate y la cerveza.

Visitar Bruselas es sentir la tentación, tentación de tomar una cerveza de las más de 400 variedades en cualquier rincón de la ciudad.

Pasear por sus calles es otra prueba para los amantes del chocolate y es que Bruselas huele a chocolate: a gofre, a bombones de mil maneras diseñados.

Creo que es imposible irte del país sin comer chocolate, además que debe ser pecado capital.

Otro de las curiosas tentaciones, no me olvido, son las patatas fritas, que no se fríen una vez solo, si no dos. Parece que el secreto está en ese proceso de elaboración y que las deja crujientes y doradas.  Y lo más típico es tomarlas de acompañamiento con los mejillones.

Campamento base: Bruselas

La capital de Bélgica, ha sido nuestra base para movernos por la región flamenca. La ciudad de grandes exposiciones de flores en primavera, del comic y  llena de historia.

Ciudades como Gante o Brujas al ser más pequeñas tienen menos capacidad de alojamiento y por este motivo más caro; lo normal es establecer base desde la capital de Bélgica.

Si te alojas cerca de la estación de trenes será muy fácil desplazarte  a las ciudades vecinas.

Nos vamos a dar vueltas y vueltas por la capital. Nos alojamos muy cerca de su Gran Plaza, de manera que la vimos de día, tarde y noche. ¡Qué bonita es de noche!

Comenzamos la ruta desde el mirador más bonito de Bruselas, Mont des Arts.  La imagen que abre este post es una de las panorámicas más emblemáticas de la capital, entrada al casco viejo de Bruselas donde se alza la torre del Ayuntamiento.

¡Nos vamos a la Grand Place!

Grand Place de Bruselas

No vas a querer perderte su corazón que late con fuerza en su plaza. ¡boom boom! Animada y con un conjunto arquitectónico tan impresionante que no sabrás dónde mirar.

Una plaza llena de historia, escenario de ejecuciones, objetivo a destruir en el siglo XVI por los franceses que a bolazos de fuego la hicieron añicos . De este episodio quedó maltrecha ya la mayoría de sus edificios que en esa época eran de madera, quedaron reducidos a escombros.

Se reconstruyó y ahora nos gusta mucho más las actividades que en ella se llevan a cabo. Y es que ahora luce de día y noche y puedes disfrutar de una cerveza belga, comer un gofre o simplemente admirar cada uno de sus edificios.

Empieza por una esquinita de la plaza y vamos de casa en casa.   ¡Empieza el juego!

Comienza el juego mirando al Ayuntamiento de frente, a mano derecha.  ¡Adivina al gremio que pertenece cada una de las casas!

Recuerda fijarte en los detalles de las fachadas de los edificios.

La Cornet

Hay elementos que te podrían confundir. En los detalles está la clave.

El ‘Árbol de Oro’ del gremio que muchos adoran, de los cerveceros.

Casa gremial de los cerveceros
La Maison des Brasseurs, también conocida como L’Arbre d’Or (El Árbol de Oro)

Y así te puedes pasar la mañana o tarde adivinando a qué gremio pertenece cada una de sus casas.

Grand Place de noche

Pensar en las plazas más bonitas que hayáis visto y esta se cuela en la lista y en las primeras posiciones si no la primera.

El Manneken Pis

Muy cerca caminamos hacia el símbolo de Bruselas, el Manneken Pis. Por su reducido tamaño nadie pensaría que podría convertirse en tal símbolo. Sin embargo, ahí lo tenemos.

Su tamaño, 50 centímetros de alto.

Representa a un niño desnudo haciendo pis en la pila de la fuente, así de sencillo es el tema.

La que se sitúa en la fuente es una copia de la original porque la estatuilla es tan preciada que la han intentado robar en múltiples ocasiones.

Alrededor del niño orinando varias leyendas compitiendo por popularidad. Lo cierto que representa un héroe en cualquiera de ellos.

Y se han empeñado en vestirlo, hasta un museo le han dedicado, Museé de la Ville (en la Grand Place), con unos 650 trajes para todas las ocasiones.

Y nos comimos un gofre, dos…

Galerias Saint Hubert

Nos vamos de centros comerciales, pero no a cualquiera, a la primera galería comercial de Europa, diseño elegante del 1847.

Se muestra a modo de paseo de 200 metros de galería cubierta por una cristalera que en  los pocos días soleados da una luz que hace más bella aún la estancia, y en los días lluviosos las gotas dejan su tintineo en sobre el cristal.

¿Qué encontrar en las Galerías Saint Hubert?

Ahora lo que encontramos son en su mayoría, joyerías y chocolaterías, o casi yo lo llamaría joyas materializadas en chocolate. Una tentación para los apasionados del chocolate. Hmmm

Echa un ojo a algunas de las joyas que deleitan tu paladar.

Y pasear por sus calles es también disfrutar de historias de Tintín, Lucky Luke o Astérix, que muestran la cara más simpática en las fachadas de la capital de la Unión Europea.

Fachada de un edificio en el centro de Bruselas. Tintín y el capitán Haddock.
Fachada de un edificio en el centro de Bruselas. Tintín y el capitán Haddock.

Un pensamiento en “Bruselas, tentación para los amantes del chocolate y la cerveza.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *