Visita Lisboa, la Alfama, hasta el anochecer

Visita Lisboa, La Alfama. Hasta el anochecer…

Nos hemos dejado para para la tarde uno de los barrios más auténticos de la ciudad de Lisboa. Tu visita a Lisboa estaría incompleta sin recorres sus calles.

Hemos recobrado fuerzas para adentrarnos en Alfama. Preparados para el ascenso.

La Alfama

Mezcla de culturas que aguantaron el terremoto que destruye la ciudad de Lisboa.

Anduvieron judíos, cristianos y mulsumanes por sus calles. Uno de los barrios más tradicionales y antiguos de la ciudad.

Nuestra ruta por Alfama está llena de miradores, callejuelas y cuestas empinadas que recompensan el ascenso con vistas maravillosas. Pasaremos por el Castillo de San Jorge que se levanta en la cima que lleva su nombre y continuaremos ruta.

Vista Castillo de San Jorge, Lisboa.
Vista Castillo de San Jorge, Lisboa.

Porque dicen que Lisboa se sabe bonita y se llenó de miradores para deleitarse de ella misma nos detendremos en más de uno.

Hemos tomado Rua Limoeiro. Pararemos en el «Miradouro das Portas do Sol» y  «Miradouro da Santa Luzia».

Mirador Puertas del Sol

Miradouro das Portas do Sol, barrio de Alfama. Lisboa.
Miradouro das Portas do Sol, barrio de Alfama. Lisboa.

Paleta de colores pasteles en las fachadas de Alfama, entre las que asoma su cúpula la Iglesia de San Vicente de Fora (se levantó en honor al santo, San Vicente, patrón oficial de Lisboa).

Se obtiene desde este punto la mejor perspectiva del barrio de Alfama. Lleno de turistas que reposan en el ascenso, es un buen momento para tomar unas fotos mientras escuchas música en vivo.

Música en vivo en el Mirador de "Portas do Sol", Lisboa.
Música en vivo en el Mirador de «Portas do Sol», Lisboa.

Mirador de Santa Lucía

Destaca del «Mirador de Santa Luzia» un coqueto jardín, que en los días de calor o sol intenso refugia bajo sus parras a los visitantes.

Turistas en el Mirador de Santa Lucía, Lisboa.
Turistas en el Mirador de Santa Lucía, Lisboa.

Castillo de San Jorge

Entre el caótico orden de las callejuelas del barrio llegamos al Castillo de San Jorge atravesando su arco.

El Castillo de San Jorge es una fortificación musulmana reconquistada y que cuando Lisboa toma la capital del reino llega a convertirse en Palacio Real. Con el terremoto se destruye y es en el siglo XX cuando es reconstruido.

El precio por entrar al Castillo es de 8,5 euros. Como hemos venido justos de tiempo nos quedamos en los alrededores y si en tu caso has venido con más tiempo entra en él y pasea entre sus once torres, patio de armas y calabozos.

Nosotros seguimos nuestra ruta, ahora hacía el Mirador de Gracia.

Mirador de Gracia

Vista desde da Graça, Lisboa.
Vista desde da Graça, Lisboa.

Estamos a punto de llegar al mirador y nos detenemos un momento para mirar atrás. Esta vista del Caracol da Graça me fascina.

Villa Sousa, Jardín de Augusto Gil. Lisboa
Villa Sousa, Jardín de Augusto Gil. Lisboa.

En la plaza un pequeño jardín, El Jardín de Agusto Gil. Desde aquí nos llama la atención un edificio. Brillan sus azulejos aguamarina en el atardecer de Lisboa, Villa Sousa (Pueblo de los Trabajadores) un antiguo Palacio de Condes.

Iglesia y Convento de Gracia

En el Largo da Graça encontramos el Mirador de la Gracia (Graça), emplazado junto al Convento y la Iglesia.

El convento se construye en el siglo XIII y más tarde la Iglesia que lo acompaña en el XVIII.

El mirador como todos los que hemos visto hasta ahora tiene un encanto especial, pero este cuenta con algo más a su favor, hemos subido para encontrar uno de los miradores más altos de la ciudad. Sus vistas por tanto, aún más maravillosas.

También, algo más amplio que los anteriores te permite sentarte a disfrutar de una espectacular panorámica. Esta vez, de fondo, el Tajo y el puente del 25 de Abril.

Vistas desde el Mirador de Gracia, Lisboa.
Vistas desde el Mirador de Gracia, Lisboa.

Encontramos una terraza y de nuevo música en la plaza junto al Convento y la Iglesia.

Convento e Iglesia de Santa Gracia, Lisboa.
Convento e Iglesia de Santa Gracia, Lisboa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *