Búnker del Parque El Capricho

Una de las visitas más preciadas en la ciudad de Madrid, visitar el búnker del Parque El Capricho. Ubicado en unos de los parques con más encanto de la ciudad de Madrid, el búnker del Parque El Capricho se había convertido en mi capricho.

¿Cómo visitar el búnker del Parque El Capricho?

Quería visitarlo desde que supe que el jardín lo escondía. Y no es fácil realizar esta visita porque al igual que otros monumentos, como puede ser el mirador del monumento a Alfonso XII en el Retiro, son visitas organizadas por el Ayuntamiento de Madrid y solo se pueden realizar previa reserva desde reservaspatrimonio.es

Sábado despierto, miro la web y ahí estaba mi oportunidad.

Posición Jaca

En este jardín, entre su vegetación y al lado del Palacio de los Duques de Osuna encontramos el refugio antiaéreo. Excavado a 15 metros de profundidad y con capacidad de 200 personas.

Fue construido en el parque alrededor de 1937 para albergar al alto mando del bando republicano. El lugar es único entre otros motivos por encontrarse en muy buen estado de conservación.

Este refugio subterráneo pertenecía al bando republicano y su nombre en clave: Posición Jaca. Cuartel general establecido por el General Miaja que pensó en un lugar alejado del centro y desde el que fuera fácil escapar en caso de tener que huir. El refugio se encuentra cerca del aeródromo de Barajas.

 

Detalles del Parque de El Capricho

Descendemos 15 metros a través de unas escaleras de ladrillo. Las entradas en forma de codo con el fin de minimizar el impacto en caso de explosión.

Las puertas de entrada herméticas de acero naval, similares a las de los buques. Cuatro son las entradas que dan acceso / salida al recinto.

Antes de acceder, nos recibe una estancia dedicada a desinfectar a todo el que en caso de ataque químico hubiera sido expuesto.

En total son 11 estancias,  situadas a ambos lados del pasillo central y haciendo zigzag. Ese zigzag pensado para amortiguar explosiones en estos casos.

No hay nada que este lugar se dejara al azar. Las baldosas en el suelo son diferentes según la zona. Observa que el dibujo va cambiando, nos indica el rango que tenía permitido el acceso a cada sala.

Las paredes con azulejos blancos para facilitar la limpieza en caso de ataques bacteriológicos.  Además observa a lo largo de las pareces una franjas en relieve de color rojo que en caso de no haber luz guía de la manera más rápida a la salida.

La sala de máquinas cambia el aspecto con respecto al resto y el azulejo blanco pasa a un tono oscuro.   Se supone que albergaba un motor que facilitaba la ventilación de todo el refugio.

Aspecto de la sala de máquinas.

El cine también mostró su interés por este lugar y películas como El gran amor del Conde Drácula (1974) tiene escenas rodadas en esa habitación. De ahí esas paredes negras para hacer más lúgubre el lugar.

Tanto el propio búnker como el emplazamiento es una visita absolutamente recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *